Psicoterapia individual

El trabajo psicoterapéutico tiene a menudo como punto de partida un malestar o un sufrimiento físico, conductual, emocional o moral.

Este tratamiento va más allá de una simple ayuda para enfrentar las dificultades cotidianas, proporcionar asesoramiento y o un apoyo puntual.

Someterse a una psicoterapia requiere un deseo de trabajar en sí mismo, mejorar su forma de vivir, sentir y actuar.

Todos somos propensos a afrontar períodos de crisis, conflictos con nuestras propias interpretaciones, a menudo coincidiendo con momentos clave de nuestra vida (nacimiento, adolescencia, matrimonio, jubilación, muerte, separación, pérdida del empleo, mudanza o cualquier otro evento traumático).

En ocasiones estos períodos de crisis están acompañados de un sufrimiento que puede dar lugar a:

  • una sensación de soledad y angustia existencial,

  • una pérdida profunda y dolorosa de la autoestima y la dignidad,

  • al retraimiento y aislamiento,

  • al consumo inhabitual y excesivo de sustancias, y en ciertos casos,

  • a la violencia hacia sí mismo y / o hacia los demás.

El proceso terapéutico de desarrolla en pocas consultas (semanas) o es de una duración más importante (meses).

Depende de la problemática, de las necesidades del paciente, sus motivaciones, objetivos que ambos hayamos establecido, de la personalidad, del método utilizado, y de su asiduidad en las consultas.

El cuadro terapéutico es un elemento que aporta seguridad y estructura. Le permite al paciente expresarse libremente y experimentar nuevos estados de conciencia y / o demostrar regresión. La toma de conciencia de aspectos desconocidos de su personalidad se verá favorecida y lo reorientará más cerca de su experiencia vivida.

La frecuencia de las consultas será generalmente entre una o dos veces por semana. Estas últimas son de inspiración psicodinámica.

El trabajo varía según su decisión:

  • Psicoterapia breve

  • Psicoterapia a medio/largo plazo:

Psicoterapia breve

Cuando una persona decide emprender una psicoterapia a corto plazo, es para tratar los síntomas y dificultades específicas.

El énfasis del trabajo terapéutico está en la comprensión de los síntomas y en la toma de conciencia de los factores que ha llevado al individuo a desarrollarlos.

Simultáneamente, el psicoterapeuta ayuda al paciente a identificar sus recursos y los de su entorno. Esta introspección le permitirá gestionar mejor sus defensas mentales cuando los síntomas o las dificultades vuelvan a aparecer.

Psicoterapia a medio/largo plazo

Provoca cambios más profundos. Por lo general tiene como resultado un aumento considerable de la conciencia de la individualidad de la persona, de sus recursos y limitaciones personales, capacidades interpersonales y creatividad.

Durante este período, el paciente puede sentirse inestable y los estrechos vínculos puede cambiar, provocando cierto dolor, la tristeza, ira, y / u otros comportamientos. Paralelamente, el sentido de la responsabilidad aumenta, tiende a facilitar las relaciones consigo mismo y con los demás, a aumentar su productividad y creatividad.

Psicoterapia delegada

La Psicoterapia delegada se lleva a cabo por psicólogos psicoterapeutas en las mismas condiciones descritas más arriba.

La Psicoterapia delegada está bajo mi supervisión y en mi capacidad de Médico especialista en Psiquiatría y Psicoterapia. Este deber de supervisión se cumple mediante conversaciones frecuentes con el psicoterapeuta delegado y a veces con el paciente.

Considero a este respecto que una buena relación entre el psiquiatra, quien prescribe, y el psicólogo encargado de la terapia es un signo de una mejora del estado del paciente.

El psiquiatra tiene un deber de vigilancia y supervisión. Puede intervenir inmediatamente en el curso de la terapia, revisar una medida prescrita o incluso decidir interrumpir el tratamiento. En caso de ajuste de la medicación psicotrópica, el psiquiatra consulta más a menudo e incluso, en ocasiones, sin el psicólogo psicoterapeuta, como por ejemplo en situaciones de crisis o de emergencia.

El médico cumple personalmente con sus funciones médicas propiamente dichas, es decir: confirmar el sufrimiento y definir un diagnóstico, establecer o cambiar el tratamiento y / o la medicación, asegurar la medicación si es necesario y validar los documentos médico-legales (certificados médicos, informes a los seguros, etc.).

Todos nuestros servicios, incluyendo la psicoterapia realizada por un psicólogo, son reconocidos y tomados en cuenta por todos los seguros de salud suizo (Seguro Obligatorio de Cuidados médicos), al igual que la gran mayoría de los seguros internacionales como UNSMIS, UNIQA y Van Breda, y también numerosos seguros complementarios.