Principios de mi práctica médica y psicoterapéutica

Mi objetivo es mantener un alto nivel de conocimientos clínicos y terapéuticos en los diferentes enfoques de la psiquiatría y la psicoterapia.

Por ello participo de manera muy activa en formaciones continuas para mantener, reforzar, y mejorar la calidad de los cuidados médicos que propongo.

Realmente encuentro que para curar eficazmente los sufrimientos y las patologías cada vez más frecuentes, es esencial tener en cuenta el respeto de los pacientes y sus familiares.

Me comprometo a la absoluta discreción y confidencialidad, las cuales están estrechamente vinculadas con mi función y mi profesión.

La psicoterapia es la actividad predominante de mis consultas terapéuticas.

Me apoyo en referencias de base psicodinámica, y utilizo regularmente técnicas de las escuelas cognitivo-conductuales y sistémicas.

Utilizo técnicas que me permiten ayudar a aquellas personas en sufrimiento, a modular sus percepciones subjectivas, sus emociones y su comportamiento, de manera a reducirles su angustia.

Entonces podrá participar en un proceso estimulante que le permitirá tener una vida más satisfactoria, incluyendo cambios significativos en su funcionamiento.

La regularidad, la asistencia asidua y la continuidad de las consultas contribuyen de manera significativa al cambio deseado en psicoterapia.

Mi punto de vista sobre los tratamientos con medicamentos es muy abierto. De hecho, no tendrán el mismo efecto curativo como una psicoterapia, pero tienen el mérito de ofrecer un mínimo de comodidad psíquica y física. Los medicamentos reducen aquellos síntomas vinculados con el sufrimiento físico, como la angustia, la ansiedad y la depresión, así como los síntomas de tipo psicótico.